El Premio “El Duelo de la Luz”

El Premio El Duelo de la Luz, en la categoría de poesía, fue compartido por dos ganadores: Andrés Navarro, con su poema Candidato: Trama y Caída, y José Antonio Fernández, con su poema Demasiado Fugaz. 

Anuncios

Presentación en Murcia

Presentación del libro El duelo de la luz, de David Rosenmann-Taub, con su antólogo, Álvaro Salvador Jofre, y los poetas Soren Peñalver y Rocío Fernández Víctor.

Martes 7 de octubre, a las 20:00 horas.
Museo Ramón Gaya (Plaza Santa Catalina, Murcia).

Presentación en Valencia

Presentación del libro El duelo de la luz, de David Rosenmann-Taub, a cargo de Manuel Ramírez, Editor de Pre-Textos y espectáculo de flamenco de Esther Crisol, cantaora que interpretará temas de su disco Aguacibera con letra de poemas de David Rosenmann-Taub. Guitarra: Luis Mariano, Percusión: Cheyenne.

Viernes 3 de octubre, a las 19:30 horas
Col-Legi Major Rector Peset (Plaza Horno de San Nicolás, 4, Valencia).

Descargar invitación

Panel en el XI Congreso de la Asociación Española de Estudios Literarios Hispanoamericanos

cartel-aeelh-2014El pasado 10 de septiembre, dentro del XI Congreso de la Asociación Española de Estudios Literarios Hispanoamericanos, tuvo lugar en la Universidad de Granada un panel sobre el poeta chileno David Rosenmann-Taub, con la participación de especialistas de Estados Unidos, Chile y España. Se leyeron los siguientes ensayos:

  • Eduardo Chirinos, (Montana University). “Pañales de hormigas: Una lectura comparativa de ‘Canción de cuna’ de David Rosenmann-Taub y ‘My Son’ de Mark Strand”.
  • Naín Nómez, (Universidad de Santiago de Chile). “Vanguardia y neovanguardia. Regeneración y trascendencia en la tetralogía Cortejo y epinicio de David Rosenmann-Taub”.
  • Álvaro Salvador, (Universidad de Granada). “El neopopularismo en Nicanor Parra y David Rosenmann-Taub”.

Entrevista a Álvaro Salvador sobre “El duelo de la luz”

Domingo, 17 de agosto de 2014 | Andrea Kaiser | GRANADA HOY

“Sólo el arte consuela y puede ser una forma de vencer a la muerte”

0001650083_560x560_jpg000“Acabo de morir: para la tierra / soy un recién nacido” son los versos con los que David Rosenmann-Taub inaugura su tregua con el mundo. En la obra El duelo de la luz la poesía revela su mayor poder: reconciliar al hombre con el universo. La antología, que integra cuatro libros del lúcido y desconocido poeta, emparenta las edades del hombre con los ciclos de la naturaleza en un intento de absolverle de la realidad más fragmentaria. Álvaro Salvador, profesor de Literatura de la Universidad de Granada, y Erika Martinez, poeta de reconocida trayectoria, han publicado con la editorial Cruz del sur una selección de poemas de este escritor de lo absoluto: un poeta de culto en los círculos literarios y desconocido para el gran público que, a través de la palabra y la identificación con lo cotidiano, pacta su armisticio con la realidad.

-¿Qué se va a encontrar el lector de ‘El duelo de la luz’?

-Con un autor semidesconocido que le va a ofrecer una dimensión inédita de la poesía. David Rosenmann-Taub posee una variedad de registros muy poco frecuente en el resto de poetas de su tiempo.

-¿Cuáles son las mayores virtudes del poemario?

-El poemario recoge muy bien la personalidad poética del chileno: la variedad de sus registros y sus características más personales. Nuestra mayor virtud como editores es que hemos sabido hacer una verdadera síntesis de la obra del poeta.

-En el libro hay una incesante búsqueda de reconciliación del poeta con el mundo, de salvación a través de la palabra. ¿Cuál es la estrategia que sigue el poeta para alcanzar este objetivo?

-Creo que Rosenmann-Taub intenta hacer una reflexión sobre el sentido de la vida, la conciencia de la muerte y las distintas creencias que ayudan a soportarla. Al final concluye que solamente el arte consuela e incluso puede ser una manera de vencer a la muerte.

-¿Cómo definiría el lenguaje poético de este escritor?

-El lenguaje poético de Rosenmann-Taub es una mezcla perfecta de tradición y modernidad. Desde el neopopularismo criollo de sus primeros intentos a la asimilación de los recursos poéticos vanguardistas o de la trascendencia esencialista. Maneja con virtuosismo tanto el verso libre como las distintas formas métricas de la tradición.

-¿Qué representa el trabajo del chileno en el contexto de la poesía actual?

-Pienso que es un poeta ejemplar que puede convertirse en modelo a seguir por su eclecticismo. Valora todos los estilos y los cultiva profusamente. Es muy actual.

-¿Con qué tradición literaria se emparenta la obra de Rosenmann-Taub?

-Bueno, son varias tradiciones. En un principio, con el neopopularismo que reciben de los poetas españoles del 27. Después, con la influencia del creacionismo de Huidobro, la torsión del lenguaje de Vallejo y más tarde, con el coloquialismo de los poetas del 50. No obstante, la síntesis que él hace de todo esto es muy original y marca tendencia

-En ‘El duelo de la luz’ predomina una visión de la vida que abraza lo cíclico, lo contradictorio y lo múltiple. ¿Hay ecos de filosofía oriental, o del filósofo Heráclito, en el poeta?

-Efectivamente, la concepción heraclítea de la poesía y el arte es muy moderna, y está presente en artistas como Machado o Borges. Como tal, también es una concepción emparentada con ciertas preocupaciones filosóficas orientales.

-Como poeta de la totalidad y lo absoluto, la poesía de Rosenmann-Taub presenta cierto hermetismo inicial en su lectura. ¿Es un obstáculo necesario?

-Es un error común intentar leer la poesía sólo con el entendimiento. Hay que leerla también con el sentimiento, con la emoción.

-‘El poeta corteja la realidad para que se abra a él’, apunta el chileno en uno de sus versos. ¿La misión de la poesía es ser un instrumento de conocimiento?

-Sin duda, pero es un instrumento de conocimiento de la realidad y, por supuesto, de comunicación de esa emoción y ese sentimiento.

-¿Qué significa para usted la poesía?

-En primer lugar, la poesía es un genero literario, pero también es un estado de ánimo, una manera de concebir el mundo y de vivirlo. Esa emoción es la que debe transmitir la palabra poética.